El Blog

hit counter

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
   

Sindicación

Páginas interesantes

Alojado en
ZoomBlog

Hongos cándida

Por J.F.LL.C. - 28 de Diciembre, 2007, 12:56, Categoría: Enfermedades comunes

  La tarea habitual de los hongos Cándida en el cuerpo es eliminar restos de comida que se encuentran en nuestro sistema digestivo. Estos hongos están constantemente controlados por bacterias beneficiosas del intestino y por el sistema inmunológico, pero cuando se dan ciertas condiciones pueden proliferar sin ningún control y pueden llegar a debilitar las paredes del intestino, sumarse a la corriente sanguínea e infiltrarse a otros tejidos. Este hongo por lo general benéfico se puede transformar en uno de tipo patógeno, agresivo y destructivo que puede causar una gran variedad de problemas en la salud.

  El diagnóstico de la Cándida se suele limitar a sus manifestaciones más visibles, por lo general a las infecciones vaginales u orales. El tratamiento suele quedar restringido y localizado a esas áreas y no se suele erradicar en su origen - los intestinos - que en realidad es de donde procede la causa principal de la infección, esto hace que los síntomas vuelvan a aparecer intermitentemente a lo largo de la vida.

  Por otra parte, la mayoría de enfermos de esta dolencia no están diagnosticados. Este grupo se caracteriza por presentar unos síntomas muy variados y confusos, sin embargo las analíticas y pruebas de laboratorio suelen ser normales. Estas personas siempre se sienten por debajo de sus posibilidades. Debido a esta falta de diagnóstico y tratamiento la candidiasis puede sufrirse toda la vida y convertirse en algo crónico. Desgraciadamente, muchos de estos pacientes son evaluados como hipocondríacos, depresivos, etc., y tratados con ansioliticos o antidepresivos, lo cual contribuye a echar leña al fuego sin resolver la causa principal.

  El principal problema es que los análisis en el laboratorio no garantizan el diagnóstico fiable de una candidiasis intestinal, pues la mayoría de las células de las cándidas se adhieren a la pared de la mucosa intestinal, por lo cual es difícil que aparezcan en los análisis de heces. No se debe descartar la enfermedad sólo por el hecho de que las pruebas salgan negativas, el diagnóstico se debería basar en una evaluación de los síntomas y preferencias dietéticas del paciente.

  Los factores que pueden deprimir el sistema inmunitario y desequilibrar la flora intestinal causando una proliferación excesiva de estos hongos son:

 1 - Comer un exceso de dulces o harinas refinadas que son el alimento principal de la cándida.
 2 - El abuso de antibióticos que destruyen la flora intestinal bacteriana encargada  de controlar las cándidas.
 3 - Intoxicación por mercurio debido a empastes de amalgama, al mercurio contenido en las vacunas o a una excesiva ingesta de pescado. Si el enfermo tiene muchas amalgamas será difícil erradicar los hongos mientras no se extraigan las amalgamas.
 4 - La cortisona porque deprime el sistema inmunitario.
 5 - Las hormonas que se usan para el engorde del ganado y que acaban en el estómago del público.
 6 - El cloro y el flúor del agua del grifo. El cloro porque mata la flora intestinal y el flúor porque debilita el sistema inmunitario.
 7 - Vivir en permanente estrés.
 8 - Abuso de alcohol o drogas.
 9 - Transfusiones de sangre múltiples, transplantes de órganos o quimioterapia.

SINTOMAS Y ENFERMEDADES ASOCIADAS

  Los síntomas más habituales en enfermos con cándida son: Ardor estomacal, Deseo de comer dulces y productos elaborados con harinas refinadas, Depresión, Ansiedad, Sentimientos de rabia y agresividad, Dolor en las articulaciones, Picores vaginales y anales, Insomnio, Alergias, Problemas en los ojos y oídos, Fatiga, Dolores de cabeza, Mucosidad excesiva, Infecciones de hongos en la piel, Diarreas o estreñimiento.

  Los problemas graves para el enfermo llegan cuando las cándidas empiezan a digerir la pared intestinal, produciendo lo que se llama "intestino permeable", llegado ese momento la mucosa intestinal es traspasada por moléculas alimenticias que, al encontrarse fuera de su lugar y sin haber sido absorbidas de forma correcta, producen la mayoría de las enfermedades autoinmunes relacionadas con las cándidas. El sistema inmunitario se vuelve loco atacando moléculas normales que cree peligrosas y produce reacciones no habituales. Estas son algunas de las infinitas dolencias que pueden llegar a provocar las cándidas y la permeabilidad del intestino:

  Artritis reumatoide, Lupus, Asma, Psoriasis y demás problemas de la piel, Sinusitis, Enfermedad de Crohn, Intestino irritable, Esclerosis múltiple, Enfermedades del espectro autista, Fibromialgia, Fatiga crónica, Enfermedad celiaca y toda clase de alergias e intolerancias alimentarias.

  Para un correcto enfoque de estas enfermedades hay que comprender que ellas no son la causa del problema, sino meramente los efectos de las causas primeras (cándidas e intestino permeable) y que, mientras las raíces del problema no sean saneadas, difícilmente se podrán curar estas enfermedades que son y serán el azote de la humanidad en el siglo XXl. 

TRATAMIENTO

  Primero hay que prepararse mentalmente para mantenerse firme en la batalla contra las cándidas, pues es probable que dure más de medio año. La eliminación apresurada de grandes cantidades de hongos produciría una especie de intoxicación en el cuerpo que se vería desbordado por tanto trabajo de eliminación.

  No es conveniente darle a los hongos sus alimentos preferidos, hay que intentar  debilitar las cándidas antes de tratar de eliminarlas, para ello hay que llevar una dieta muy estricta durante un par de semanas. Se debe de comer sólo los alimentos incluidos en la lista siguiente sin ninguna excepción:

 a) Para beber y para cocinar se usará exclusivamente agua destilada o de osmosis. Hay que beber al menos dos litros diarios, pues el cuerpo necesita agua en abundancia que le ayude a eliminar la sobrecarga de toxinas a la que tendrá que hacer frente.
 b) Sólo se tomarán cereales integrales y sin gluten: arroz, trigo sarraceno, maíz, mijo, etc.
 c) Toda clase de vegetales y legumbres.
 d) Obligatoriamente hay que tomar ajos crudos en todas las comidas, cuantos más mejor.
 e) Los frutos secos crudos: almendras, piñones, sésamo, semillas de calabaza y de girasol.
 f) Seleccionar las variedades de frutas poco dulces y comerlas moderadamente: fresas, cerezas, nísperos, piña madura, manzanas ácidas, etc.
 g) Fuera de las comidas se tomará el zumo de dos limones diarios.
 h) Leches vegetales de chufa, arroz y avena.
 i) El aceite de oliva virgen extra puesto en crudo en los platos. También se tomarán tres cucharadas al día de aceite de lino prensado en frío, se pueden añadir a cualquier plato cuando ya se va a comer, no se debe calentar.
 
Mientras dure el tratamiento quedan expresamente prohibidos los alimentos siguientes:

-Todos los alimentos que contengan azúcares o con sabor dulce: azúcar, sacarina, miel, siropes, refrescos, productos de bollería y pastelería, postres, helados etc.

-Fruta muy dulce.

-Todos los productos lácteos con todos sus derivados, incluido el yogur.

-Bebidas alcohólicas o fermentadas.

-El pan, todos los derivados del trigo y de cualquier cereal que contenga gluten.

-Champiñones, calabaza, patatas y boniatos.
 
Al empezar esta dieta es normal que el enfermo se encuentre peor. Esto es debido a dos motivos: el primero es que las cándidas protestan porque pasan hambre, y el segundo es debido a que el cuerpo está eliminando una cantidad de toxinas poco habitual.
 
Después de un par de semanas, además de continuar con la dieta anterior se iniciará el tratamiento que debe de eliminar las cándidas de una manera lenta y progresiva. No se debe de tener prisa en aumentar la ingestión de los productos, es conveniente ceñirse a lo que se recomienda a continuación para no sobrecargar al organismo en el trabajo de eliminación.

  Para eliminar la proliferación descontrolada de cándida y devolver la situación a sus cauces normales se tomarán los cuatro productos siguientes de la manera explicada al final de este capítulo:

1 - PAU D' ARCO  (tabebuia impetiginosa).
  Este es un árbol nativo de América del Sur y del Caribe. Su corteza ha sido empleada para tratar numerosos males, contiene unos compuestos llamados naftaquinonas que son sumamente efectivas combatiendo los hongos.  Su efectividad supera a la de algunos de los más recetados medicamentos contra los hongos.  Se cree que gran parte de su efectividad se debe a que incrementa el abastecimiento de oxígeno a las células.

2 - SELLO DORADO (golden seal).
  Según el Dr. Héctor E. Solórzano del Río, sus principales ingredientes activos son la berberina, la canadina y la hidrastina. Algunos estudios clínicos serios y publicados en revistas médicas reconocidas han confirmado que la berberina es un poderoso agente antimicótico (Majan VM et al. Antimycotic activity of berberine sulphate: an alkaloid from an Indian medicinal herb. Saboraudia. 20:79-81, 1982).
  Parece que el sello dorado tiene otras 2 propiedades que lo hacen particularmente útil contra la Cándida: inhibe las poliaminas destructivas que van junto con la cándida y elimina las toxinas post mortem producidas cuando las cándidas mueren.

3 - EXTRACTO DE SEMILLA DE POMELO
  En 1972, el Físico Dr. Jacob Harish, haciendo pruebas en el compost del jardín de su casa, descubrió por casualidad que las semillas de pomelo no se pudrían como el resto de desperdicios. Investigando el asunto llego a la conclusión de que los componentes de esta semilla aportaban unas excelentes propiedades germicidas.

DESCRIPCION DEL PROCESO

  Para evitar que las cándidas se acostumbren a un producto y se hagan resistentes a él se variarán siguiendo el método explicado a continuación:

-Las primeras dos semanas se hará a rajatabla la dieta dicha anteriormente y  no se tomará ningún producto con el fin de debilitar a las cándidas. Durante las siguientes semanas y hasta el final del tratamiento se seguirá la misma dieta pero añadiendo uno de los cuatro productos.

-Las semanas tercera y cuarta se tomará PAU D' ARCO acogiéndose a la dosis mínima que figura en el envase. No conviene forzar la eliminación para que el cuerpo no se sobrecargue de toxinas.

-Las semanas quinta y sexta se tomará SELLO DORADO manteniendo la política de ingerir la dosis mínima que figure en el envase.

-Y las semanas séptima y octava se tomará extracto de SEMILLA DE POMELO a la dosis mínima recomendada.

Después de este proceso lo más probable es que se haya mejorado pero todavía queden síntomas, si es el caso se repetirá todo nuevamente hasta encontrarse bien.

Permalink :: 17 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)